jueves, 29 de enero de 2009

La educación como búsqueda


Acabo de publicar el libro cuya portada muestro en la fotografía. Su referencia es Santos, M. La educación como búsqueda. Filosofía y pedagogía, Biblioteca Nueva, Madrid, 2008. Pronto estará en las librerías. Es una obra que surge a partir de la mezcla indisoluble de mi docencia con mi investigación más reciente. Está en ella todo lo que he estudiado y reflexionado en torno a la educación como proceso humano y formativo, a partir de los temas surgidos en mis clases de la universidad y mis lecturas. Su método y tono es de tipo ensayístico y pretende ser una síntesis que aborda temas básicos de los fundamentos de la tarea educativa, en un sentido amplio. Abordo la educación como problema que ha de resolverse en una búsqueda continua. Cada capítulo se centra en un aspecto que va desembocando en el siguiente. Así, el comienzo de la “búsqueda” es el problema acarreado en nuestro tiempo por la pérdida del viejo sentido para la existencia y del fundamento de la ética.

Siguiendo sobre todo a Albert Camus, nos situamos en una confrontación con el absurdo de la existencia humana, en cuanto carencia de fines y respuestas firmes, que en el caso del autor francés conduce desde una cierta autocomplacencia nietzscheana a su superación en una admirable y difícil ética cuyo fundamento es la compasión (como si de Nietzsche volviera al Schopenhauer de la unidad del género humano en el sufrimiento). Camus nos conduce a un heroísmo del ejercicio de bien porque sí, contra corriente y trágico, ante la permanente amenaza de las ratas y la epidemia que disuelve cualquier esperanza ilusoria y fantasía. Es decir, una ética con los pies en la tierra, con todo lo que eso supone. La tarea del educador tendría, y por eso mi alusión a este tema, mucho de ese heroísmo ético, en cuanto apuesta por una humanidad huérfana y retornada a su propia finitud.

He visto algunas afinidades entre el discurso de la finitud camusiano y esa vieja escuela filosófica de la antigüedad que fue denominada “estoicismo”: La felicidad y el bien como resistencia, como apuesta problemática en un mundo y sociedad radicalmente opuestas a ello. En este sentido, la educación para la humanidad huérfana de que hablaba antes implica una cierta fortaleza del carácter y de las propias convicciones. Se trata de la firmeza y la perseverancia en la realización de ciertos valores sin fundamento, para Camus, pero en los que la humanidad se juega su realización (e incluso supervivencia). Estos valores (que apuntan a los derechos humanos) los describo mejor cuando, más adelante, me refiero a Iván Illich o Paulo Freire, en la pedagogía, y Lévinas, entre otros, en la filosofía.

Buscamos el motor de una nueva humanidad, el sentido perdido no ya tras la caída de la razón, sino tras una caída más estrepitosa y ancestral: la pérdida de la posibilidad de hacer justicia con quienes sufrieron, con quienes fueron brutalmente negados: pueblos conquistados, mártires del holocausto o de Hiroshima, etc. Precisamente en la recuperación de estos fracasos es donde, como señala Walter Benjamin, la humanidad se juega su futuro, futuro que se vislumbra borrosamente gracias al pasado recuperado por la triste memoria de la historia de dolor que ha ido conduciéndonos a lo que, falsamente, denominamos “progreso”.

A partir de aquí, los siguientes capítulos estudian opciones pedagógicas que suponen una alternativa a la visión más ingenua de lo que es el progreso, ese falso progreso basado en el olvido del sufrimiento sobre el que habitamos. Una buena y lúcida alternativa, que devuelve a los hombres su responsabilidad en la elección del propio destino, es la Iván Illich. También, preocupado por la supervivencia y la realización de la humanidad como diálogo y horizontalidad de la cultura, tenemos a Paulo Freire. En él se halla, aplicada a la pedagogía, esa recuperación de la memoria de opresión, capaz de transformar utópicamente nuestro presente. La actitud de búsqueda colectiva y horizontal y de conformación dialógica de la cultura es nuestro punto final.

En general, voy perfilando a lo largo del libro una cierta propuesta en relación con el bien educar. Si educar (bien) pretende esas cosas que se dicen: humanizar, hacer personas felices, mejorar la sociedad, entonces la propuesta razonada en el libro es que habría que apuntar a lo que llamo, siguiendo a Freire, una horizontalidad de las instituciones educativas y de la sociedad, de las relaciones humanas en su conjunto y en todos los niveles, en las estructuras e incluso en las cualidades a desarrollar en los educandos. Trato de fundamentar esta respuesta de índole freiriana y perfilarla como alternativa a los muchos fracasos de todo tipo que nos desafían y que han originado la búsqueda desarrollada en el libro.

6 comentarios:

Noelia Ruiz Sánchez dijo...

hace unos meses busqué si había escrito algún libro, no encontré nada, imagino que este es el primero, me alegro de que se haya animado, y más en un tema tan importante como es el educar, un tema complejo y muy amplio, ya que uno se educa a lo largo de su vida y no sólo por parte de los educadores, sino por parte de la familia, amigos, sociedad,...

Marcos Santos Gómez dijo...

Gracias Noelia. Un libro queda ya como un hijo, con vida propia, que va por ahí. Y lo que hay que hacer cuando uno publica un libro es aspirar a publicar otro, porque la búsqueda no cesa.

Francis de Nóchez dijo...

Hola Marcos, Esta bonito su libro, felicidades, sabe estoy estudiando el doctorado en filosofía y como usted es especialista en Paulo Freire, le cuento que estoy haciendo un ensayo sobre: La Configuración cultural de la educación Salvadoreña, mi elemento central es la propuesta pedagógica de Paulo Freire, es para la asignatura de Historia de filosofía Latinoamericana. Si tiene algo al respecto se lo agradecería mucho, puede enviarmelo al mfrancismarin@gmail.com
Fui su alumna en la Maestría de política Educativa de la primera promoción,en la UCA
Saludos
María Francisca Marín

Marcos Santos Gómez dijo...

Claro que me acuerdo. Me alegro que ahora ande por caminos filosóficos. En breve intentaré proporcionarle alguna bibliografía, aunque de todos modos pronto estaré por El Salvador nuevamente y por lo que me cuenta quizás coincidamos. Un saludo.

Xóchitl dijo...

Hola Marcos. Su libro está disponible en librerías de México?
Soy estudiante de filosofía en la Universidad Autónoma de Zacatecas en México y entre mis intereses está el trabajar la filosofía y su importancia dentro de la formación pedagógica. Debido a la matrícula tan reducida es difícil encontrar por acá quien trabaje estos temas, así que me gustaría mucho leer lo que se escribe actualmente sobre el tema y su blog en principio me ha venido de maravilla.

Reciba un cordial saludo,
Xóchitl

samuel vargas dijo...

Lo que soy como producto no lo quiero ser y es el resultado de la educación bancaria, enajenadora, domesticadora y enseñadora de lecciones, de ese tal "progreso" que lleva a la humanidad a convertirse en carne para maquinas, para experimentos. ¿Cómo ser alegre, feliz y vivir en paz así?
Samuel A. Vargas Barrera, desde Maracay, Venezuela.