Entradas

Treinta mil pesetas.

Treinta mil pesetas.
Marcos Santos Gómez

Uno escribe sus memorias con el fin de glorificar las etapas de su propia vida, recogiendo los eventos significativos que, como estaciones en un viacrucis, han ido marcando ese camino que somos. Y empleo el término “glorificar” con absoluta intención, porque recopilar momentos señeros que como mojones en el camino han ido indicando lo que somos, supone dotarlos de palabra y de la dignidad del mito. La redacción de una memoria autobiográfica se torna entonces una suerte de religión que nos ensalza, aunque al tiempo que vamos recordando todo nos indica también el carácter modestamente humano que nos constituye. Es con esta intención que pretendo rescatar un momento de una época que ya siento pasada y lejos, demasiado lejos. Los útiles, la moda, las películas, los libros, que parecían tan duraderos y firmes como robles, han resultado ser apenas un soplo, un aleteo efímero que no era más que un breve destello en la historia. Pero ahora, eso sí, osten…

Western III: Sin perdón.

Western III: Sin perdón.


Yo vivía feliz criando cerdos. Sí, era feliz. Quise ganarme así el sustento, para mí y mis dos hijos; y a no dudar que erauna vida decente. Corría tras los puercos y los agarraba abrazando con firmeza susobesos cuerpos grasientos, hasta sentir cómo me pinchabancomo alambres los pelosque apenas cubren su piel desnuda. Aprendí a agotarlos mientras trataban de zafarse, e hicieran lo que hicieran, no los soltaba. A veces llegaban a morderme. Eran cerdos grises y azulados,criados con mucho empeño. Pero no podía impedir que revolcado una vez tras otra por el barro y sus heces, por mucho que los detuviera,hasta los lechones se rierande mí.Fingía ignorar susburlas,los asía con gran saña y tarde o temprano vencía mi tenacidad. Cuando lograba inmovilizarlos mis hijos les anudaban la soga en el pescuezo y ya así atados, podía hacer que volvieran sumisos a la pocilga. Sí, ocurría así cuando se escapaban al recinto valladodonde pastabael jamelgo que no acerté nunca a montar…

Haikus (1)

HAIKUS


Flor del almendro; el mundo entumecido se despereza.

Tarde estival. Bullicio de vencejos, calma en el cielo.

Vuelve el calor. ¡Qué bello el abanico que me refresca!

De nuevo abril. Esta broma del tiempo me reconforta.

Lo porvenir: niebla en el horizonte. ¡Solo esta mosca!

Un paso en falso; el cielo se despeja, tarda el otoño.

Luna de sangre, estropicio en el cielo. No lejos, Marte.

Marion Poschmann, Las islas de los pinos, ed. Hoja de Lata, traducción de Santiago Martín Arnedo. RESEÑA.

Marion Poschmann, Las islas de los pinos, ed. Hoja de Lata, traducción de Santiago Martín Arnedo. RESEÑA.

He finalizado la lectura de Las islas de los pinos, de Marion Poschmann, en la reciente edición de Hoja de lata, que cuenta con la traducción de mi amigo Santiago Martín Arnedo. Se trata de una novela que teje una sencilla historia a partir de brillos y sombras del Japón. En ella hay un encuentro, por parte de un profesor alemán que viaja por el mero impulso de su frustración vital y profesional, con elementos de la cultura japonesa tan concretos y grotescos como lo pueden ser las moscas que revolotean pesadamente cerca de nuestro acalorado rostro; lo cual, sin embargo, aborda la mística tradicional insistiendo en hacernos creer que esa mosca no existe.
Las cosas nos sabotean. Por eso, lo que el germánico profesor aguardaba como un bello y trascendente paisaje en el admirado Japón, aparece negado por grandes construcciones de hormigón, modernos trenes o la luminosa y descomunal Toki…

Teoría de Gibraltar y La Línea (I)

"La cura Schopenhauer" de I. D. Yalom (Destino, Barcelona, 2017) RESEÑA

Yalom, I. D. La cura Schopenhauer, Destino, Barcelona, 2017. RESEÑA
Marcos Santos Gómez


La cura Schopenhauer es la tercera novela que leo de I. D. Yalom. Este es un afamado psiquiatra norteamericano que en sus distintas novelas ha expuesto su teoría acerca de la vida, obra y carácter de Nietzsche, Spinoza y el ideólogo nazi Rosenberg. En el caso de la novela que nos ocupa el planteamiento es, en el contexto de los distintos paradigmas en la psicología clínica, abordar aquel enfoque basado en la filosofía para sanar problemas psicológicos (no trastornos graves que requieren de un tratamiento médico) que está teniendo cierto éxito. Fue eso que empezó con el boom que tuvo en los noventa lo que se llamó “terapia filosófica” o “consejería filosófica” que comenzara con el bestseller Más Platón y menos prozac.
El protagonista, el psiquiatra Julius, trata de sanar a un sanador que se supone se había sanado a sí mismo mediante los consejos de los grandes filósofos. La cura que este segundo person…