martes, 6 de noviembre de 2007

Sobre los desastres


¿Puede tener el hombre algo que ver con los desastres originados por un huracán? ¿Es algo fortuito, imprevisible, irremediable? Acerca de la formación de huracanes, resulta de actualidad la posible relación con el efecto invernadero, con lo que el origen humano es evidente. Pero a la hora de analizar las muertes, quiénes mueren, hay otra espantosa evidencia de la culpabilidad humana en ese asunto y que suele pasar más desapercibida. En relación con esto, cito tres noticias recientes aparecidas en el diario El País, el de mayor divulgación en España.

“Por su parte, el ex - candidato presidencial [en México] Andrés Manuel López Obrador indicó que la catástrofe de Tabasco se ha debido también a la corrupción de los últimos gobernadores del Estado. López Obrador rehusó mencionar los nombres de los últimos gobernadores, los priístas Roberto Madrazo y Manuel Andrade, pero indicó que la corrupción ha sido ‘devastadora’. ‘Esa entidad [el estado de Tabasco] cuenta con la renta per cápita más importante del país. Y éste no se ve reflejado en ninguna obra hidráulica para evitar las inundaciones. ¿Dónde fue a parar todo ese dinero? ¿Se han enriquecido a costa del sufrimiento de la gente de este Estado?’, indicó. El líder de la oposición afirmó que en los últimos 25 años no se construyó una sola presa en Tabasco.

Los ecologistas de Greenpeace también consideran que la tragedia se pudo haber evitado. ‘El gobierno no ha aplicado políticas preventivas. No ha habido fortalecimiento de infraestructuras en una zona susceptible a las incidencias de los huracanes’ señaló Jorge Escandón, coordinador de Clima y Energía en Greenpeace de México.”
EL PAÍS, 3-11-07

“Las inundaciones que ha sufrido el estado mexicano de Tabasco esta semana y que han afectado a un millón de personas se pudieron haber evitado, según indicó ayer Sálvano Briceño, director de la Estrategia Internacional de Reducción de Desastres de la ONU. Briceño explicó en un comunicado que las tormentas ‘son uno de los fenómenos más fáciles de predecir’. Y para prevenir el desastre bastaba, según el funcionario de la ONU con aplicar medidas sencillas y baratas como los sistemas de alerta temprana, la evaluación de riesgos, los planes de desalojo, educación a la población vulnerable y la planificación del uso de tierra.
También el gobernador del Estado de Tabasco, Andrés Granier, subrayó que podrían haberse evitado muchos daños si se hubiera afrontado diversas obras hidráulicas. El presidente del Gobierno, Felipe Calderón, indicó que los sistemas hidráulicos que solicita el gobernador tendrán prioridad en los presupuestos del gobierno.”
EL PAÍS, 4-11-07

El domingo día 4 permanecían refugiados en los tejados y aislados unas 100.000 personas. Se calcula que unos 30-40.000 han perdido sus hogares. Al espanto y la impotencia de ver cómo el cielo, literalmente, se desploma sobre casas y personas, los terribles corrimientos de tierra que en segundos se tragan todo, se suma otra evidencia: los más perjudicados, con diferencia, son las clases más humildes, las chabolas, y los barrios pobres, situados en las zonas peligrosas, en ciudades y campo. ¿Por qué siempre pagan los mismos? ¿Por qué sufren los que menos culpa tienen? Lo peor del horror es que, generalmente, es un precio de culpas ajenas, pagado por los inocentes. ¿Por qué? ¿Hasta cuándo?

No hay comentarios: