Entradas

Mostrando entradas de julio, 2008

Promesas que sí lo son

Imagen
En la anterior entrada sugerí una interpretación discutible, como todas, de la película American Beauty. Contrapuse lo que denominé “vida” a lo que podríamos denominar “lo cotidiano”. Mi intención fue hacer una lectura social, incluso política, de la trama, aun siendo consciente de que la interpretación podía decantarse por una perspectiva de tipo existencial, más básica y que tocaría un sustrato hondo. Ya no hablaríamos de los peligros de la sociedad consumista y opulenta, sino de una alternativa vital que se ofrece a cualquier ser humano en cuanto que tiene que decidir muchos derroteros por donde caminar durante su breve estancia en el tiempo. En realidad, ambas lecturas son válidas y significan que se acentúa uno u otro aspecto como ojo desde el que se mira a la existencia humana. Me refiero, pues, a la visión socializante frente a la más personal o existencialista, centrada en el individuo sufriente. Pues bien, yendo a la interpretación que de manera brevísima sugerí ayer, aclaro …

Falsas promesas

Imagen
La admirable película American Beauty, ganadora de cinco oscars, siempre me ha dejado un regusto amargo al acabar. Porque a pesar de las escenas hilarantes y del humor que la vetea, conduce a una fúnebre moraleja. El dolor del tiempo perdido, el afán por recuperar los antiguos sueños, el áspero y chirriante contacto de la fantasía con la realidad grisácea, son su nota predominante. Porque transcurre en el film una lucha agónica contra el tiempo, que va dejando su estela de nostalgia e ilusiones perdidas. Los personajes están solos, vestidos con el ropaje de sus mentiras, las suyas y las que la sociedad les hizo creer, la de una felicidad mercantilizada de éxitos que los ha ido marchitando. En breves ráfagas, la vida, la vida auténtica, se muestra, lo que produce un contraste que acentúa la amargura. Las rosas suelen expresar en ocasiones esta irrupción de lo alegremente sexual, de una vida afirmada en su cuerpo y en su carne, que los sueños de felicidad mercantil y ambición acabaron m…

¿Por quién tomar partido?

Imagen
Continúo leyendo el libro de José María Castillo, Espiritualidad para insatisfechos, Madrid, Trotta, 2007. Me parece un libro muy recomendable para muchas personas, pero en particular para aquella clase de seres de corazones y mentes inquietos, que se percatan de la incoherencia entre la Iglesia (papado, curia romana, cardenales y obispos) y los más elementales e indiscutibles principios evangélicos. Es una triste realidad que el enorme abandono de la Iglesia católica por parte de cada vez más personas obedece, en parte, a esta incongruencia elemental, a la evidente contradicción de una Iglesia católica que ha perdido el norte. Castillo diagnostica este masivo éxodo fuera de la institución que hace décadas canalizaba la generosidad y el heroísmo demuchos, que hoy desembocan en las ONG o proyectos de compromiso social. En realidad, afirma, se trata de un error fundamental de la teología que se está pagando de esta manera, el de una teología y religión centrada en el pecado y no en el s…

Sucumbir a la tentación

Imagen
Una forma de dualismo es el que opone lo divino a lo humano, o Dios a su creación. Su práctica ausencia en el Antiguo Testamento y los sinópticos nos sugiere que pudo originarse a partir de corrientes griegas como el platonismo y que puede resultar realmente ajeno a cierta forma de entender el cristianismo. En la actualidad, hay teólogos que insisten en superar esta perspectiva dualista, señalando ciertos males que acarrea. Concretamente, he empezado a leer otro libro de José María Castillo sobre el controvertido asunto de la espiritualidad (Espiritualidad para insatisfechos, Madrid, Trotta, 2007), asunto en el que el mencionado dualismo se hace a menudo muy presente. Castillo culpabiliza a esta tradicional oposición de lo divino y lo humano de que la espiritualidad haya adoptado formas intimistas que la conciben como un trabajo solitario de búsqueda de una pureza y virtud individuales e internas. Esta forma de espiritualidad se ha desarrollado en contradicción con la vida, en cuanto …

Sobre ortodoxia y ortopraxis

Imagen
Personalmente, cuando me asombro ante la distancia que encuentro en ciertas visiones del cristianismo y lo que me parece evidente tras la lectura y reflexión sobre el sentido de lo que van contando los evangelios y otros textos del Nuevo Testamente (y el Antiguo), recurro a la concepción y análisis de las ideologías a la que apuntan los marxistas. Grosso modo, como es bien conocido, la ideología surge en un segundo momento de lo social, en el ámbito de la cultura y los valores, para justificar y encubrir una determinada estructuración de la sociedad. Con claridad se ve en la comparación de la religión con el opio de Karl Marx, que nos recuerda la función aletargante con la que la religión tradicional puede contribuir a que las cosas no cambien en el mundo. Desde esta perspectiva, el cristianismo enarbolado por muchos puede favorecer su cómoda instalación en un mundo injusto y lleno de lo que Ellacuría llamaba “pecado estructural” (un mundo alejado de Dios debido a sus dinámicas social…

Las tres edades

Imagen
Dicen que cuando alguien va a morir repentinamente y es consciente de ello, transcurre por la mente una especie de película hecha de momentos relevantes de su vida, extraídos del saco sin fondo de la memoria. Supongo que serán momentos de distinto género, que patalean y brincan por salir a escena: personas, sensaciones, situaciones concretas, sentimientos, recuerdos lejanos; matices de una vida que reluce en el recuerdo al mismo tiempo que se apaga como una estrella fugaz. Uno atrapa su propia vida, en un intento de evitar la muerte, recuperando los recuerdos que lo constituyen. Todo es un rescate de la tiniebla final. Hay agonía también cuando van muriendo los seres queridos, porque al desaparecer las figuras lejanas o al tornarse borrosas en la memoria uno siente que algo de sí mismo también se torna borroso y la propia persona se difumina como en una niebla. Pero mientras hay memoria, por muy frágil que sea, seguimos siendo el yo que Hume juzgó mera ilusión formada precisamente por…

La religión descafeinada

Imagen
Quiero referirme con brevedad a ciertas corrientes de la teología actual, que se desmarcan de las visiones dualistas que tanto daño han hecho y siguen haciendo. Para estas concepciones (Teología de la Liberación, Teología Política de Metz, Hans Küng, movimientos de base, etc.) no existe una oposición tajante entre Dios y la creación, de manera que la materia-vida-cuerpo resultan revalorizados, haciendo inútil la vía de la negación del mundo o de la realidad humana para alcanzar el ámbito de lo sagrado. Como dice Torres Queiruga, no hay una separación entre lo sagrado y lo profano en la medida en que el mundo (fuera del templo) es el lugar de la realización del hombre que es, a fin de cuentas, lo que quiere la divinidad. No deben andar descaminadas estas críticas a la teología tradicional cuando resulta que el efecto del dualismo consiste en una suerte de descafeinización del cristianismo que a mi juicio lo falsea y pervierte, en la medida en que lo convierte en la ideología que nos pe…