Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2008

Juntos y revueltos.

Imagen
Hay un interesante libro de Lévi-Strauss titulado Raza y cultura (Ed. Cátedra) que consta del texto de dos conferencias que el antropólogo dictara en cierta ocasión para la ONU, en cierto evento contra el racismo que se celebró en la organización. En buena medida es una excelente lectura para quien desee argumentar con razones basadas en la ciencia y la antropología un discurso opuesto a todo esencialismo racista. El antropólogo suizo diserta en torno a la idea de progreso y critica los prejuicios en relación con la idea de la supremacía de un pueblo o raza que ostentara una superioridad intelectual frente a otros. Analiza el tipo de progreso que se ha entendido a partir de los avances tecnológicos e intelectuales (porque tampoco está claro qué es el progreso ni a qué llamamos progreso), o sea, desde la industria del sílex en la edad de piedra, la alfarería o la agricultura. Su conclusión es que todos los pueblos, y personas, de la humanidad han manifestado y manifiestan una creativid…

Cuestiones teológicas

Imagen
Según Leonardo Boff: “La interpretación teológica de la muerte de Jesús en la cruz, como sacrificio por nuestros pecados, nos hace olvidar demasiado apresuradamente los reales motivos históricos que lo llevaron al tribunal religioso y político y finalmente al asesinato en la cruz. Cristo no fue simplemente la dulce y mansa figura de Nazaret.” En efecto, según algunos autores, de los que yo he podido leer recientemente a José María Castillo, es preciso comprender el sufrimiento de Jesús en su contexto de combate contra el poder y la injusticia. No se debe olvidar quiénes y por qué lo mataron, los motivos que le condujeron a enemistarse con las autoridades políticas y religiosas de su país, y perfilar la esencia de su predicación (el contenido del Reino de Dios). Respecto al sufrimiento y el martirio, el único dolor que Jesús acepta y padece es, como recuerda Castillo, el acarreado en la lucha contra el sufrimiento de los demás, de todos los seres humanos. Es esta lucha comprometida la …

El jardín de Epicuro

Imagen
Continúo leyendo el libro de Martha Nussbaum sobre ética helenística que se extiende, en la primera mitad, en una exposición de la particular receta de felicidad epicúrea. Se atiene sobre todo a las fuentes romanas y comenta detalladamente el poema De rerum natura de Lucrecio. A diferencia de los estoicos, los epicúreos reconocen el valor positivo de ciertos deseos y afectos, en especial los que nos vinculan amablemente a los demás y a la ciudad. Pero como ellos, desarrollan una terapia que procura dos cosas esenciales: el conocimiento de uno mismo y de las emociones, por un lado, y, en el caso de los discípulos de Epicuro, el ajuste de los deseos a una conciencia de la propia finitud. O sea, no desear lo imposible, ni lo que se acumula y genera adicción. No se debe alimentar las vanas expectativas de inmortalidad y superación de una limitación que nos constituye, en cuanto que somos seres finitos distintos de los dioses. Para vencer los miedos generados por la muerte o la religión, s…

Medicina y filosofía II

El buen cine es un medio expresivo donde la capacidad de sugerir mucho con los mínimos recursos es elevada a la máxima potencia. Siempre se trabaja con estereotipos que, si la obra es buena, fingen no serlo y se logran asemejar en la percepción “amaestrada” del espectador a la vida real. Por eso el cine es magia, engaño y ficción aun cuando trata de historias realmente ocurridas. Yo he tenido el empeño en alguna ocasión de componer un guión cinematográfico, que quedó en mero aborto de unos días, pero que me sirvió para comprobar la enorme tensión y el minimalismo de la expresión cinematográfica. El cine es narración que muestra y persuade, más por impacto que por reflexión, ya que la palabra es importante pero la imagen y la estructura de las escenas aún más. La fuerza expresiva de una frase, aun trivial, queda reforzada por los preliminares, que contribuyen a realzarla. Todo esto se materializa con el trabajo de actores y directores, pero es en el guión donde se concibe realmente. Me…

Cuando Hipócrates hace filosofía

Imagen
He ido a dar con una joya de libro escrito por la norteamericana Martha C. Nussbaum. Se trata de “La terapia del deseo. Teoría y práctica en la ética helenística”, cuyas páginas dedicadas a los estoicos ya las había leído anteriormente. Con un estilo claro, limpio y de exposición bien ordenada y rigurosa, aborda esta obra una interpretación de ciertos aspectos de las filosofías helenísticas, especialmente epicureísmo, estoicismo y escepticismo, que compara con la ética de Aristóteles. Se trata de las distintas éticas materiales que desarrollan, con mucho en común y con algunas cuestiones específicas según de cuál de ellas se trate. Por lo que he podido leer, su punto de partida es la analogía de la medicina con la manera de abordar la ética de estas escuelas vigentes hasta la antigüedad tardía romana. Coinciden en un planteamiento médico, en este sentido, diferente al platonismo. El platonismo descubre el bien o lo bueno y mediante razonamientos procura convencer de ello de una manera…

Filosofía como forma de vida

Imagen
Según Ellacuría el filósofo Sócrates representa el auténtico filósofo político que ejercita un pensamiento inextricablemente ligado a la praxis, es decir, no realiza un saber político teórico, sino que al pensar da un paso para una acción política justa. Desde su perspectiva se busca el saber para hacerse a uno mismo y a la ciudad. No se trata tanto de saber cómo son las cosas sino de que las cosas lleguen a ser según una recta humanización. Tanto es así que Sócrates no quiso cargos políticos ni dinero en ningún momento, ya que lo que le movía era sólo el estricto afán de justicia y verdad. Del poder sólo le interesaba que se ejercitara bien. Pero esta actitud socrática es, evidentemente, política, en el buen sentido de la palabra. La teoría, en él, se convierte en fuerza política ya que contribuye a despertar conciencias de manera tan peligrosa que como es sabido acabó costándole la vida. Ellacuría, que en este sentido fue como Sócrates, vio en él el modelo de una filosofía que llega…

Teoría y práctica en la educación

Imagen
Respecto al lugar específico de la filosofía de la educación, creo que puede orientar lo que para la filosofía en general concibiera el filósofo y teólogo Ignacio Ellacuría. Para él, es necesario superar el idealismo que deviene en un discurso ahistórico e intemporal, ajeno a la praxis y que suele encerrar un fuerte componente ideológico (legitimador, encubridor). Esto quiere decir que la filosofía, para que no deje de serlo en su especificidad, no debe convertirse en un saber meramente teórico, que se desarrolle desde una aséptica reflexión. Pero es preciso también prevenirse del peligro de un discurso fundido con la práctica de tal manera que sin tomar distancia de ella acabe sirviendo a intereses políticos concretos, de manera a-crítica. En este sentido, es necesario cierto grado de objetividad y distancia respecto al quehacer práctico, sin acabar desvinculándose del todo de lo que ocurre históricamente. Es imposible eludir una historia que más allá de condicionarnos, nos constituy…