Entradas

Mostrando entradas de julio, 2011

El Dr. House contra el padre Brown.

El relato policíaco es una de las seducciones literarias que persiste, a pesar de su aparente agotamiento, porque sin lugar a dudas toca algunas fibras características de nuestra época. Tiene una evidente relación con el combate humano por hallar luz en una realidad que se percibe como algo laberíntico o ambiguo, por el carácter de amalgama y confusión que ésta manifiesta. Hay en el relato policíaco una lectura y relectura constantes de los estereotipos que se realiza desde un planteamiento que tiene mucho también de comportamiento estereotípico. Así, el formato mismo de un cuento detectivesco es prácticamente dos o tres posibilidades que se repiten con pequeñas variaciones. El mundo se simplifica en grado extremo. Es el caso por ejemplo de esa incursión de lo policíaco en el universo de la medicina que vemos en la serie de televisión Dr. House. Con un clásico planteamiento de enigma por resolver, de hipótesis y tanteo experimental, la medicina moderna representada por House y su equi…

In extremis

Vivimos en un tiempo urgente que requiere una moral de urgencia. ¿Qué quiere decir esto? Tendríamos que demostrar primero que vivimos en un tiempo urgente. Creo que responden a esto los precedentes post de este blog inspirados por la efervescencia ilustrada que constantemente se está dando en Internet aportando todos los datos y hechos en torno a políticos, CEOE y banca que ya conocemos, sobre la mentira de una reforma laboral emprendida con el fin de que la riqueza vaya a unos pocos que puedan hacer negocios con beneficios astronómicos sin parangón en la historia a costa de destruir el Estado de Bienestar e imponer de nuevo la esclavitud de masas enteras. Aunque para el tercer mundo por supuesto nada de esto es nuevo y la vida se viene desarrollando in extremis desde hace siglos. Nadie salvo en quien subyazgan inconfesables intereses o que tenga la mirada ideológicamente sesgada puede honestamente decir que vivimos en un mundo bien hecho. Nuestras democracias, y ahora hablo sobre tod…