Entradas

Mostrando entradas de julio, 2012

Salvación sin gnosticismo

Imagen
¿En qué sentido puede hablarse todavía hoy de salvación en la teología? ¿Y en la filosofía? En relación con esta última, apunta el teólogo Ghislain Lafont que ha habido varias corrientes en el siglo XX que a su juicio han desarrollado un concepto de caída (y de la consecuente posibilidad o no de salvación) de nebulosa procedencia teológica. Esto resulta muy evidente, señala, en Heidegger, quien representa una tendencia gnostizante por la que en el ente nos perdemos irremisiblemente hasta haber llegado al punto de la actual decadencia de la soberanía de la técnica, a ese punto en el que casi milagrosamente, en la espera del Ser, éste puede acudir y hacerse presente, en la escucha y en la propia espera, para reconstituir el mundo y el ente. Así, el movimiento de salvación sería el de una subordinación de todo lo mundano a algo que debe hacerse presente en lo mundano, en el ente. Lafont ve aquí un dinamismo, como hemos dicho otras veces, gnostizante y dualista (a pesar tal vez de las pr…

La frustración de Iván Karamazov

Imagen

Heidegger, metafísica y teología

Imagen

Hermenéutica religiosa y sentido

Imagen
Como ya sabe el lector de este blog, personalmente considero que aquello que llamamos “Dios” todavía ostenta una potencialidad para hacer pensar, para ser pensado, con todas las limitaciones propias de una razón humana que sólo conoce a partir de una interpretación previa en gran medida (en los asuntos antropológicos y morales, pero también en las ciencias empírico-positivas). “Dios” y la religión deben ser pensados en cuanto supuesta realidad en el primer caso y realidad de hecho, fáctica, en el segundo. Al margen, decía en un post anterior, de la realidad de Dios, éste influye y está presente, en infinidad de maneras e imágenes, en la existencia de los hombres, incluso como realidad negada cuando se trata de abordar un sistema ateo. Pero independientemente de que ya estemos de vuelta de los viejos intentos de demostración de Dios, pensar sobre el mismo ayuda a pensar sobre el hombre, la cultura y el mundo, sin pretensiones de llegar a la demostración apodíctica de la existencia o re…

La modernidad "amable" y la educación.

Imagen
En el mundo de la educación institucionalizada se ha dado, como un fenómeno de la modernidad, la pugna entre el viejo modelo de sociedad aristocrática y el modelo emergente de sociedad burguesa capitalista. Como vimos en el post anterior, la universidad medieval recoge los elementos de la cultura de los gremios, con los exámenes que se incorporaron a ella en la Baja Edad Media, con la promoción de la obra maestra y con el magisterio (el maestro que transmite su saber, en el cual es un gran experto. “Maestro” era sobre todo el gran conocedor de algún arte o técnica). Además, la regula de San Benito que transmitió a la universidad el elemento de distanciamiento de la cultura académico-universitaria en relación con el resto de la sociedad, y que fue subrayado por la creación de colegios mayores, internados y un modo de ser específicamente estudiantil. Esta universidad medieval que perdura mucho tiempo hasta bien entrada la modernidad (en el espíritu, aunque dentro de una institución form…