Entradas

Mostrando entradas de enero, 2012

Revolución y mesianismos

Estoy estudiando en profundidad a las revoluciones más importantes de la historia reciente, dedicando especial atención a la Revolución Rusa. De la extinta Unión Soviética, además, me interesa conocer a fondo sus estimulantes y riquísimas experiencias educativas, por lo que en breve leeré algún libro de Makarenko. Ya compuse en su momento un artículo sobre el pedagogo Suchodolsky al que dediqué varios posts, y ahora es tiempo de integrar lo que entonces aprendí en el contexto más global de la Unión soviética, del comunismo y de la revolución rusa. En realidad, la historia humana está llena de matices (de hecho, es esos matices) por lo que lo apropiado sería conocer los pasos que han dado los seres humanos año por año. Un interesante libro que desarrolla esta intuición de una historiografía transversal en lugar de la habitual de tipo longitudinal es la obra que compré recientemente 428 después de Cristo. Historia de un año, de Giusto Traina. Esta forma de historiografía representa como…

"Lenin. Una biografía", de Robert Service

Imagen
Estoy leyendo Lenin. Una biografía, del historiador Robert Service (Siglo XXI, Madrid, 2010). Se trata de una extensa biografía hecha ya con el material desclasificado que salió a la luz sobre Lenin tras el final de la URSS. Es un texto absolutamente lejano de la versión oficial que en la URSS se tenía acerca de la vida, eventos e incluso carácter personal de Lenin. En lo que sigue, voy a referir a partir de mi lectura algunas reflexiones y datos de la vida de Lenin antes de la Revolución rusa, o sea, hasta principios de 1917. Me interesa mucho conocer las implicaciones existenciales que tiene el asumir un papel revolucionario en la propia vida hasta el punto que el dirigente ruso lo hizo. Porque Lenin escogió ser revolucionario desde que tuvo uso de razón.

Se da la paradoja de que para conseguir una cierta distancia y serenidad para la reflexión filosófica es necesaria una vida rutinaria y con un mínimo de comodidades aseguradas, lo que contradice el frenesí vital al que obliga la mi…

Revolución, libertad y terror.

Suscribo la reflexión del historiador David Andress en la conclusión final de su extenso y pormenorizado relato de los acontecimientos más luctuosos del periodo del Terror en la Revolución Francesa, que dice: “El problema del Terror radicaba en que su afán implacable por preservar y proteger la frágil flor de la libertad personal constituía también el mismo mecanismo de su destrucción”. Esta verdad que puede decirse en relación con cualquier activismo político de tipo violento él la relaciona, creo que con buen sentido, con muchas razones y prácticas de nuestro actual mundo neoliberal. Este mundo ha producido políticas de restricción de las libertades excusadas en la seguridad, como descaradamente se están llevando a cabo en Estados Unidos. Estas políticas implican también que para preservar la libertad hay que anularla mediante un régimen de control y de criminalización permanente del ciudadano. Esto entra dentro de la lógica que llevó a los revolucionarios franceses a las purgas y d…

La Revolución Francesa III

Imagen
"El terror no es más que la justicia rápida, severa, inflexible."
Robespierre


He optado por estudiar el pasado, desde mi intención de comprender teóricamente al 15 M y la posibilidad de los cambios que pretenden en la política y en la sociedad, así como de sus métodos, estrategias e instrumentos tecnológicos. Tengo claro que nada va a repetirse igual (ni debe hacerlo en ciertos aspectos), pero sí intuyo que el estudio de cómo se han hecho las cosas en otros momentos “mesiánicos” de la historia puede ayudar a enfilar bien el momento presente. De este modo, el lector de este blog ya sabe que estoy leyendo y comentando la obra El terror del historiador David Andress sobre la época de la guillotina en la Revolución Francesa. Lo primero que resalta de cómo se hicieron las cosas en la Francia de 1789 a 1795 es la auténtica orgía de sangre que llegó a convertirse en algo cotidiano y que fue buscado por algunas autoridades como medio para la victoria de lo que ya denominaban “Revol…

La Revolución Francesa II

Imagen
De las numerosas facciones presentes en la Revolución Francesa, fue el jacobinismo, representado por el grupo de los montagnards en la Convención Nacional (parlamento de diputados electos que constituía el poder legislativo) y por Robespierre en el Comité de Salvación Pública (equivalente cada vez más a un gobierno que acabó determinando la promulgación de leyes por parte de la Convención) el que marcó la etapa del Terror. La Revolución Francesa se planteó como una toma de conciencia del nexo entre cultura y estructura en el Ancient Regime y, en consecuencia, como una transformación a la par en la estructura del poder público, la economía y la cultura. A la monarquía absolutista correspondía una forma de ser que se señalaba como “vicio” o “corrupción”. De hecho, lo que colmó el vaso produciendo la toma de la Bastilla fueron una serie de hambrunas y escasez de bienes que se atribuyeron a estrategias políticas por parte de sectores pudientes de la población, del gobierno o de aristócrat…

La Revolución francesa I

Imagen
Estoy leyendo un detallado ensayo histórico sobre el primer periodo de la Revolución Francesa. Se trata de El Terror. Los años de la guillotina, de David Andress (Edhasa, Barcelona, 2011). El autor ha optado por una presentación de los hechos extraídos a partir de una rigurosa labor de documentación. Es una buena obra para conocer lo primero que hay que saber en la historia, es decir, qué es lo que ha pasado, a primera vista. No soy partidario de que, sin embargo, la mirada del historiador se detenga en el relato de los hechos, sino que ha de teorizar conscientemente, porque siempre hay una cierta teoría que va guiando la interpretación y conexión de los hechos, ya que casi nunca tenemos toda la información. Respecto a la información desnuda, el libro que comento carece de suficientes datos de tipo social y económico, cosa que siempre hay que manejar cuando se estudia la historia y sin que esto quiera decir que deba esgrimirse un enfoque marxista. El propio ensayo de Tocqueville, conf…