Entradas

Mostrando entradas de junio, 2012

El dualismo pedagógico: reprimir y liberar.

Imagen
El sociólogo Carlos Lerena, en su extenso libro Reprimir y liberar teoriza acerca de lo que ha sido sociológica y filosóficamente la educación, la forma contemporánea de educación. La educación  hunde sus raíces en la crisis de finales de la Edad Media que inaugura un concepto y una institución (la universidad) que serán ampliados hasta el siglo XVIII cuando la nueva crisis producida por el mayor poderío del mundo burgués choque con el mundo del Antiguo Régimen (aristocracia e Iglesia). Lerena se apoya en el comentario de fuentes textuales de intención pedagógica pertenecientes a literatos, juristas, clérigos, ilustrados, en los que halla una cierta unidad en la medida en que todos son, según él, variaciones de la regula de San Benito que regulaba la institución del monacato. 
El punto de partida de Lerena es la visión de la educación como instrumento del poder para configurar y crear a los sujetos que requiere. Evidentemente, el planteamiento es de resonancias nietzscheano-foucaultian…

¿Existe Dios?

Imagen
Estudiar los textos más conocidos de la teología de la liberación, independientemente del hecho de que el lector sea o no creyente, significa un repaso a ciertos asuntos que para todo el mundo es bueno por lo menos repensar. Por ejemplo, cabe plantearse qué es la espiritualidad. Esto es algo que concierne no solo a cristianos, sino por supuesto a todas las religiones e incluso a quienes plantean una suerte de espiritualidad atea. Hay diferencias fundamentales desde luego según se asuma lo espiritual desde el cristianismo, tal vez el Islam, el budismo o el hinduismo. Es cierto que en el pensamiento, en este caso el pensamiento religioso, todo se juega en los matices y que estos matices deben existir y deben mantenerse sin temor. La diferencia entre una religión y otra es de matiz metafísico u ontológico. Es en el plano donde habita el fondo de lo religioso donde como ya hemos indicado no podemos pedir que extienda su reino la razón y el pensamiento tal como funcionan en el plano más pr…

Ontología y dialéctica cristiana

Imagen
En lo más básico, donde no puede ciertamente demostrarse nada, el cristiano pone un relato central: lo narrado en los Evangelios y otros textos del Antiguo Testamento y el Nuevo. Siendo relato, aun en el muy conceptual Cuarto Evangelio, importa un “ir haciéndose” la realidad o incluso el ser, identificado con Dios, pero en términos dinámicos. Tanto la teología trinitaria como esta centralidad de historias narradas, dota de ese carácter fluido al fondo al que apunta o en el que voluntariamente se sitúa el hombre cristiano. Valen para él los existenciales que ciertos filósofos han conectado con el hombre concreto, pero no la idea de una existencia que precede a la esencia, o de un Dasein que casi desaparece ante el ser. Hemos considerado también, desde otro ángulo filosófico, las metafísicas de Zubiri y Ellacuría que describen al hombre como “esencia abierta” que se realiza optando condicionadamente en la historia. Es decir, para el cristiano hay niebla e indeterminación, y vértigo, per…

¿Una ontología cristiana?

Imagen

El ser y Dios, según Paul Tillich

Imagen
El teólogo Paul Tillich se refiere en su Teología sistemática a polaridades ontológicas entre las cuales los seres humanos oscilamos (v. g. libertad y destino). Estas tensiones exigen una resolución que el teólogo alemán sitúa en lo que llama “fondo del ser” que identifica con Dios. Dios es “ser en sí”, afirma, eludiendo lo que pudiera generar una imagen antropomórfica de Dios, en la línea del mejor protestantismo. El mundo apunta a un trascender en el que el mundo se completa llenándose de “ser” (plenificándose) frente a los “nom ser” (expresión usada por Tillich para indicar la máxima negatividad, la nada absoluta que nos vetea) que agrietan la existencia. Es como completar el mundo sin negar el mundo, pues la plenificación se entiende como síntesis de las polaridades o contradicciones en las que el ser mundano se debate. La trascendencia parte del mundo para ir más allá del mundo de un modo que no lo niega, según me parece entender.
La diferencia con un sistema ateo es que este tér…

Teología de la liberación, de Gustavo Gutiérrez

Imagen